Aprender un idioma es tener una ventana más desde la que observar el mundo.

Proverbio chino